Escuela Infantil Bambinos | ¿Cómo afectan las vacaciones a los niños? - Escuela Infantil Bambinos
18972
single,single-post,postid-18972,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive

Blog

Cómo afectan las vacaciones a los niños

¿Cómo afectan las vacaciones a los niños?

Las vacaciones en familia, tanto para los niños como para vosotros los padres, están asociadas con el ocio, la diversión y el descanso. Estos aspectos, que conducen al relax y al cambio de la rutina para los adultos, suponen una parte fundamental en el desarrollo de los niños. De hecho, estos periodos vacacionales influyen positivamente en el desarrollo de los sistemas cerebrales, la creatividad, la concentración, el coeficiente intelectual, la felicidad y los lazos familiares. Estos seis aspectos son los que se abordan en este estudio, junto con consejos prácticos, opiniones de expertos y experiencias personales de bloggers de viaje:

 

 DESARROLLO CEREBRAL

Desde el punto de vista sensorial, ir de vacaciones en familia hace que se activen en el cerebro de los niños dos estructuras cerebrales del sistema límbico denominadas por el profesor Panksepp (2016) BÚSQUEDA y JUEGO. Estas dos estructuras, suponen un valor fundamental en el crecimiento e interacción social de los niños, y se estimulan más activamente durante periodos familiares de descanso.

De hecho, las experiencias que se viven durante las vacaciones activan estas estructuras en nuestros cerebros, liberando neurotransmisores del bienestar entre los que destacan los opioides, la oxitocina y la dopamina. Estos neuroquímicos juegan un papel fundamental en desarrollo del carácter y las relaciones sociales, ya que reducen el estrés, activan los sentimientos de cercanía y generosidad y contribuyen a la mejora de su bienestar.

Lo más sorprendente es que estos sistemas son como los músculos: cuanto más se usan, más se convierten en parte de nuestra personalidad. Así que cuando nos vamos de vacaciones en familia, estamos fomentando el deseo de los más pequeños de explorar y descubrir nuevos lugares (BÚSQUEDA). Del mismo modo, la diversión y las emociones que experimentan durante las vacaciones hace que aprendan a jugar y a desarrollar su capacidad de interacción con otros niños (JUEGO). Al llegar a la edad adulta, esto se traduce en una mejor capacidad de “jugar con las ideas” y de hacer frente a una situación inesperada desde diferentes puntos de vista.

 

COEFICIENTE INTELECTUAL

Las vacaciones suponen un cambio en la vida de toda la familia. El cambio de rutina y de entorno (ir a la montaña, a la playa o otra ciudad), estimulan el lóbulo frontal aumentando sus funciones ejecutivas, tales como:

  • la regulación de la tensión
  • la atención
  • la concentración
  • la buena organización
  • las habilidades de aprendizaje

La mejora de estas funciones ejecutivas afecta positivamente al desarrollo del coeficiente intelectual de los más pequeños, a su salud física y a su salud mental.

 

CONCENTRACIÓN

Cuando nos vamos con los niños de vacaciones o acuden a un campamento de verano, solemos escoger destinos en la tranquilidad de la naturaleza, la costa o la montaña. El contacto con el medio ambiente es un factor muy positivo en el desarrollo de los hijos. Según un estudio realizado por la Universidad de Illinois, estar en contacto con la naturaleza más de 20 minutos hace que los niños mejoren sus niveles de atención y concentración. Pero no sólo eso, vivir en áreas verdes ayuda a disminuir la presión arterial y reducir el estrés de los niños, y también tiene un efecto positivo en los niños con TDAH (Déficit de Atención e Hiperactividad).

 

 CREATIVIDAD

Cuando los niños visitan nuevos destinos, rompen con su entorno cotidiano, viven nuevas experiencias y hacen nuevos amigos. Hacer frente a todas estas situaciones y cambios estimula sus niveles de creatividad permitiéndoles ver las cosas desde perspectivas diferentes y amplía sus horizontes. Además, según un estudio realizado en la Universidad de Indiana, pensar en lugares lejanos puede aumentar el nivel de creatividad de los niños.

 

FELICIDAD

Los niveles de felicidad de los niños aumentan al ir de vacaciones. Investigadores han demostrado que uno de los momentos de mayor felicidad es cuando dichas vacaciones se están planificando seguido de la emoción de la espera. De vacaciones, la gente está más abierta a relacionarse con el entorno y con los demás y a experimentar nuevas sensaciones. Todo esto hace que tanto niños como adultos participen conjuntamente de una experiencia positiva.

 

LAZOS FAMILIARES

El modo de vida moderno en el que vivimos – siempre a prisas y con una larga lista de responsabilidades – no hace fácil el desarrollo de los lazos familiares entre padres e hijos. Encontrar tiempo para el núcleo familiar no solo es importante sino necesario para todos los miembros. Los niños pasan más tiempo con sus padres y los padres desconectan del estrés laboral para centrarse en los más pequeños. Por eso, las vacaciones son la oportunidad de pasar tiempo y compartir experiencias juntos y sin prisas.

Es el momento en que los padres pueden centrarse únicamente en sus hijos y disfrutar con ellos. Además, el cambio del entorno y de la rutina también permite desarrollar nuevos juegos y actividades: hacer castillos de arena, saltar las olas, cantar canciones alrededor del fuego, volar una cometa, etc.

Por otra parte, las vacaciones son un momento ideal para consolidar los lazos familiares y construir puentes entre padres e hijos. En este aspecto, la escucha activa, la empatía y la comunicación juegan un papel fundamental para que los más pequeños se sientan comprendidos y apoyados.

Además, los viajes en familia tienen un efecto muy positivo en los niños, ya que sienten que reciben toda la atención y cariño de sus padres. Esto ayuda a incrementar el nivel de autoestima y afecta positivamente al desarrollo de su persona, primero durante la etapa adolescente y posteriormente en la edad adulta. Esto último es especialmente relevante, ya que es durante estos periodos de convivencia familiar donde los niños desarrollan su carácter y reproducen patrones de comportamiento de sus predecesores.

 

 CONSEJOS

Algunos estudios indican que una parte muy estimulante de las vacaciones es la planificación del viaje y las actividades a realizar en el destino. Para mantener la emoción y generar expectativa en los niños, es recomendable: Hacer una cuenta atrás con el número de días que quedan hasta el día del viaje

  • Involucrar a los niños en la planificación y las actividades del viaje
  • Compartir información y/o fotografías con los niños de lo que se van a encontrar cuando lleguen al destino: el alojamiento, el entorno, las atracciones, etc.
  • Enseñarles frases del idioma local y jugar con ellos a hablar en el nuevo idioma

Por otra parte, aunque ir de vacaciones es ese periodo de ocio con el que todas las personas sueñan, algunos niños sienten cierto nivel de estrés asociado con el cambio de la rutina diaria. De cara a minimizar ese sentimiento y ayudarles a disfrutar de ese periodo vacacional, es recomendable involucrar a los niños en el proceso de planificación:

  • Preparar ideas juntos así como opciones de dónde podríais ir y preguntarle cuál de todas ellas le gusta o le apetece más
  • Relatar a los niños historias interesantes sobre el destino del viaje para que se hagan una idea de dónde van a estar
  • Si se trata de su primera vez de vacaciones, preparar una pequeña excursión para que los niños puedan imaginarse a menor escala cómo van a será pasar unos días fuera de casa.

 

 

Información de: https://www.hometogo.es/media/impacto-vacaciones-con-ninos/