Escuela Infantil Bambinos | Relacionarse - Baby Human - Escuela Infantil Bambinos
Escuela Infantil Bambinos | Relacionarse - Baby Human - Escuela Infantil Bambinos
19170
single,single-post,postid-19170,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive

Blog

Baby Human. Relacionarse. bambinos

Relacionarse – Baby Human

Capítulo del documental Baby Human: Relacionarse, en el que se muestra diferentes aspectos del desarrollo del niño.

 

El apego y los tipos. La ansiedad por la separación de la madre. El miedo a los desconocidos. Reconocerse a si mismo. Aprender mientras se observa. La percepción del género. Estereotipos y roles de género. El juego como herramienta de socialización. La colaboración. Aprender a compartir. El autocontrol.

 

¿Cómo nos convertimos en seres sociales?

 

El bebé establece vínculos con su madre y su entorno cercano aprendiendo de ellos lo que significa ser un ser social, llegando a reconocerlos perfectamente a la edad de año y medio.
A los nueve meses, los bebés empezarán a darse cuenta de que existen dos géneros distintos, pero no será hasta los catorce meses más o menos cuando las niñas empiecen a diferenciar el sexo femenino del masculino.

 

Es en el juego simbólico donde mejor se ven los pasos evolutivos para hacerse cada vez más social. A los seis meses los bebés no saben jugar con los objetos, y los utilizan únicamente como instrumentos para hacer sonidos. Y va a ser más o menos con catorce meses cuando comiencen a saber utilizarlos para jugar, aunque no lo hagan correctamente para lo que son o sirven, siendo a partir de los veinticuatro meses cuando empiecen a utilizarlos correctamente… Comprender una situación y reconocer la finalidad de un determinado juego, adjudicarse un papel y olvidarse de papá y mamá como participantes del juego.

 

Entre los nueve y los catorce meses llega el día en el que los niños empiezan a interesarse por otros niños como ellos. Con dos años y medio incluir a alguien en el juego es un logro, pero se hace difícil cuando hay que compartir algo. Los bebes de dos años de edad no saben compartir ni colaborar, y por norma general, será con tres años cuando empiecen a demostrar ese carácter de generosidad empezando a compartir y colaborar con los demás (compañeros, amigos, primos, hermanos…).